www.nuevosairesportal.com.ar | Edición Nº 40 | Septiembre de 2021

Reunión de la CELAC
-Un acontecimiento importante-


Después de varios años (V Cumbre 2017), la Ciudad de México se convirtió en el punto de encuentro de presidentes, vicepresidentes, cancilleres y otras autoridades. Representantes de la CEPAL y la Unión Europea. Y el saludo y la felicitación del Presidente de la República Popular de China Xi Jinping. Se ponía en marcha, el 18 de septiembre, la VI cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe). La clara evidencia que se atraviesa una crisis económica, social, sanitaria, ecológica, con consecuencias políticas, aún no cuantificadas, fue el telón de fondo trazado por la mayoría de los discursos y debates que se generaron. No pasó inadvertido la importancia de la Cumbre en el contexto de la agudización de la política del Presidente Joe Biden para enfrentar a la República Popular China. No hay duda que para mejorar sus chances en la disputa, resulta imprescindible, retener bajo su influencia los países que conforman la CELAC. En esta disputa geopolítica le preocupa el avance de las relaciones diplomáticas y comerciales de China con los países del continente. Sin duda Xi Jinping, conferenciando en el “patio trasero” fue un gesto que marca, en algún sentido, el carácter de las relaciones que encara China y un golpe a las políticas que propone los EEUU. Algunos analistas señalan que la retirada apresurada de Afganistán, luego de 20 años de ocupación, no sólo se debió al fracaso de su política, sino también a la estrategia de reforzar sus políticas hacia la América Latina y el Caribe. Se debe sumar el reciente pacto de seguridad entre EEUU, Reino Unido y Australia (Aukus) para compartir tecnología de defensa avanzada para cuidar los intereses compartidos en el Sudeste Asiático y como parte de la estrategia de enfrentar los avances de China. Una de las cuestiones importantes planteadas fue el reconocimiento del fracaso de la gestión de la OEA (Organización de los Estados Americanos) y del papel del Secretario Luis Almagro. La historia de la OEA está plagada de acciones e intentos de interponer los intereses de los EEUU a la soberanía y proyectos de los gobiernos democráticos de la región, impedir la unidad y coordinación regional. Ejemplo es que la OEA no pudo coordinar las acciones comunes frente a la crisis sanitaria.

Resonaron las denuncias graves realizadas por el embajador del Estado Plurinacional de Bolivia Héctor Arce de la participación del Secretario General en el golpe de Estado de 2019 en su país, que produjo represión y degradación institucional. El tráfico de armas del gobierno de Argentina encabezado por el ex Presidente Mauricio Macri y varios de sus ministros y funcionarios. Armas que se utilizaron para la represión del pueblo, movilizado en defensa del gobierno que legítimamente había triunfado en las elecciones. En este contexto, quedó planteada la necesidad de reorganizar o reemplazar la OEA por otro organismo. Fue importante la propuesta que, meses anteriores, había realizado el Presidente de la México de reemplazar la OEA por otro organismo que represente los intereses de los países del continente. Igual su Canciller, Marcelo Ebrard, que advirtió la posibilidad que la Cumbre reformara la OEA o la cambiara por otro organismo. En esto coincidieron Bolivia, Cuba y Venezuela. La próxima Asamblea General de la OEA a realizarse del 10 al 12 de Noviembre en la ciudad de Guatemala será sin duda el escenario de un gran debate sobre el papel de Luis Almagro y la misma OEA.

Acuerdos importantes.

Entre los acuerdos logrados importa destacar la necesidad de coordinar las acciones en objetivos de interés común. El rechazo y la condena al bloqueo y la agresividad de EEUU con Cuba. La no injerencia en la vida política de otros estados y contribuir a la soluciones pacíficas de los conflictos, y el rechazo a medidas de fuerza unilaterales. La necesidad de aplicación de los Acuerdos de Paris para resolver las consecuencias del cambio climático. La seguridad alimentaria y sanitaria mediante acciones comunes. Asimismo, el llamado al FMI a mejorar las condiciones de deuda y financiamiento y la necesidad de condonar y reducir las mismas ante la pandemia del Covid-19.

Un poco de historia
Creado en 2011 principalmente a partir de una propuesta del ex comandante Hugo Chávez, en la Cumbre de los Pueblos con el ¡Alca, alca, al carajo! Se realizaba en Mar del Plata la IV de las Américas, donde se sepulta la propuesta de EEUU de constituir el ALCA. En 2008 se constituyó la UNASUR y Diciembre del 2012 en Caracas se realiza la cumbre fundacional de la CELAC con la participación de 33 países de América Latina y el Caribe, sin Estados Unidos y Canadá. Uno de los éxitos de los gobiernos democráticos y populares de la región. La experiencia de la construcción de la UNASUR y la CELAC, constituyeron hitos importantes en la integración de América Latina y el Caribe que muestra la imperiosa necesidad de retomar el camino de la integración para consensuar planes comunes, sin tutelas y alcanzar la Segunda y definitiva Independencia. Hay que consumar el sueño de Simón Bolívar, construir la Patria Grande.

*Periodista, es miembro del Consejo Editorial de la revista “Tesis 11”. Es columnista permanente de “Nuevos Aires”.