www.nuevosairesportal.com.ar | Edición Nº 39 | Agosto de 2021

Por la Unidad y la Memoria de nuestro Pueblo, con el Frente de Todos regresa la Esperanza


“La experiencia del Frente de Todos en Argentina, venciendo en primera vuelta al candidato alineado con Bolsonaro, Lenin Moreno y Jeanine Añez, -Mauricio Macri-, es la muestra más reciente de que, con unidad, pragmatismo y una aguda escucha a los problemas sociales, se puede retornar al poder político a pesar del chantaje, la intimidación y la judialización de la política”. (Juan Manuel Karg, politólogo- UBA, Magister en Estudios Sociales Latinoamericanos).

Argentina, invierno de 2021. Aquí la temperatura electoral salpica cada gesto, cada expresión. Y lo que más asombra, es tener que enfrentar a una oposición que degrada su lenguaje, obstinándose en fabricar epítetos injuriosos, en vez de proponer respuestas criteriosas a los problemas que nos acosan. Porque se pone en evidencia que mientras el gobierno desarrolla una vacunación exitosa ante la pandemia, se esfuerza y logra concretar el retorno a la producción y el trabajo, los responsables de la hecatombe socio-económica que produjo el proyecto neoliberal del macrismo, se ocupan ahora en “dar consejos útiles” al gobierno que preside Alberto Fernández. Un paso de comedia tragicómico, si no hubiera sido tan doloroso; no obstante, el hecho sólo nos hace redoblar nuestro fervor por el camino emprendido y empeñarnos, todavía más, por evitar –democráticamente hablando-, el regreso de los fantasmas del odio.

En síntesis, la vida que queremos, se nutre de las mejores tradiciones de nuestro pueblo, ratificados en la lucha permanente por consolidar la idea de construir una sociedad libre de tutores, donde la Justicia Social y la defensa de los Derechos Humanos, sean banderas inclaudicables para las argentinas y los argentinos de este tiempo. Así será.

La Dirección

Dilemas y desafíos del Progresismo (Fragmento)

Como parte del Curso Internacional “Estado, política y democracia en América Latina”, organizado por diversas entidades, tales como el Grupo de Puebla, el Presidente de la Nación Alberto Fernández, dictó la primera clase que se reprodujo en el diario “Página/12” y de cuyo texto seleccionamos los fragmentos que a continuación damos a conocer. 1) La pandemia puso al descubierto la desigualdad entre un mundo central opulento y un mundo pobre absolutamente marginado. En este contexto, quienes pertenecemos al campo progresista enfrentamos el desafío de preservar los valores que queremos para nuestro tiempo, para las sociedades en que vivimos. Esa es nuestra principal batalla. El capitalismo, tal como lo conocimos, ha fracasado. El ingreso mundial está cada vez más concentrado en menos manos y la pobreza se expande entre millones y millones de personas. 2) Nosotros somos parte de América Latina, que es el continente más desigual del mundo. No podemos darnos el derecho de mirar lo que está ocurriendo y no reaccionar. Tenemos que llevar adelante un enorme trabajo de docencia para explicarle a la sociedad que esos cantos de sirena que la derecha ha puesto a sonar en todas las latitudes del mundo nos conducen al abismo. Cuando la derecha gobierna la desigualdad crece, la violencia aumenta y nada mejora. Los únicos que mejoran son ellos, porque la riqueza y el poder se concentran. Yo tengo la obsesión de que América Latina trabaje unida. Si nosotros articulásemos políticas en conjunto, todo sería más fácil.  3) Días atrás hablé con el presidente de Cuba, el ingeniero Miguel Díaz- Canel, y me interioricé por el desarrollo de la vacuna Soberana. Deberíamos hacer el esfuerzo de ayudar a Cuba, que padece el eterno bloqueo, para que termine de producir su vacuna. Un esfuerzo en el que quisiera involucrarme como país: ayudar a Cuba a realizar esa conquista que tanto podría servir para socorrer a otros países latinoamericanos. 4) Vivimos un tiempo ingrato. Lo he dicho en todas las reuniones del G20 que hemos tenido. Para mi asombro, ni siquiera la pandemia los anima a frenar los bloqueos. En América Latina tenemos dos bloqueos que padecen dos naciones hermanas (Cuba y Venezuela), dos pueblos hermanos. Dos bloqueos imperdonables ética y humanitariamente, pero en los que muchos países latinoamericanos no solamente no ayudaron a terminarlos, sino que se sumaron a que sean todavía más severos. La salida de la Argentina del Grupo de Lima tuvo que ver con eso. Nosotros no estamos para castigar a ningún pueblo en medio de la pandemia.